Putita no se banca la cogida


Y el hombre reaccionó como los machos, y me metió los dedos en el ano mientras le ponía un condón.
Envié un texto a un moreno que tengo en mi lista "ando cerca quieres que pase?" El moreno respondió en un par de minutos "Ven" No hizo falta mas.Solo me dejó la camisa y al tenerme desnudo frete a él y sin demorar más la cosa, me tiró bocaabajo sobre la cama, le dió unos lengüetazos rápidos a la raja entre mis nalgas, de arriba abajo, yo me retorcía de placer, me lamió golozamente.Me ordenó Mario dándome una bofetada.Sus recias manos separaron la carne de mi nalgas y me dejó ir su miembro hasta que sentí los vellos de su pubis acariciar la entrada de mi anillito, me empiné lo más que pude.Buy the Full Version, you're Reading a Free Preview, pages 197 to 321 are not shown in this preview.Fué entonces que pronunció las palabras mágicas: -quieres que te la meta?- No bien terminada de decir esas palabras cuando yo ya me había bajado los calzones, me había volteado, empinado y ensalivado el hoyito, dilatándolo con mis propios dedos, un poco temeroso de que.Me incorporé, me puse la ropa y salí del lugar sin decir nada.Se detuvo en una calle solitaria cerca de una avenida, yo me pasé al asiento del fondo, me aflojé los pantalones y lo esperé Se sentò a mi lado, se bajò el cierre, se abriò los pantalones y me ofreciò su miembro.Me gusta sentirte dentro de mi culo Eso es, puta, eso es, voy a correrme, voy a llenarte de leche el culo Entonces los dos se desbordaron dentro.La humedad e insolencia de su lengua me llenó de ese placer mal catalogado como abyecto por que se dice que solo las putas lo pueden sentir y me puso más cachondo haciendome sentir la reina de todas la putas.Se le fué poniendo más y más dura, sus dedos ya dilataban la entrada de mi ano y estábamos listos para que me penetrara como había prometido, le pusé un condón y le dí la espada para que deslizara su verga, ya bien tiesa.Me acarició la cabeza, la nuca y luego lo máximo.


[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap